“Lo viví. Lo amé. Adiós precioso juego” Con este mensaje en twitter ha anunciado Xabi Alonso de manera pública su retirada. Eran muy fuertes los rumores que decían que el tolosarra no iba a continuar en el fútbol la próxima temporada y finalmente se ha confirmado. Lejos de irse a una liga menor, a ganar un pastizal y a disfrutar del fútbol ha preferido irse en la cumbre. “Siempre tuve claro que mejor dejarlo más pronto que tarde” afirma.

La verdad que Xabi Alonso es un futbolista más parecido a los de antaño que a los actuales. Es uno de los últimos reductos del fútbol de antes. Un tipo sencillo, familiar. Sin looks atrevidos, sin tatuajes, sin peinados extravagantes. Y como tal ha querido poner punto y final a su carrera. Una carrera plagada de éxitos que comenzó en el 2001 y en la que ha sido parte indispensable de todos los equipos en los que ha estado.

Comenzó a despuntar en la Real Sociedad, después de una cesión al Éibar. Pocos partidos le bastaron para convertirse en una pieza fundamental para el equipo. Un equipo que estuvo muy cerca de lograr la machada de ganar la Liga al todopoderoso Real Madrid. Al joven mediocampista se le veían buenas maneras, pero no todos los que despuntan consiguen llegar a la gloria. Tras su buen rendimiento en Donostia, era carne de traspaso. Y ahí apareció el Liverpool para pagar la nada despreciable cifra de 18 millones por hacerse con sus servicios.

En Liverpool vimos la transformación de un buen jugador a toda una estrella de clase mundial. Llevaba la manija de un equipo que consiguió alzarse con la Champions después de 21 años y tras remontar un 3-0 en una de las finales más increíbles que se recuerdan. El Liverpool volvía a ser un grande con la dupla Gerard-Alonso llegando incluso a otra final en 2007. Sólo le faltó el premio de la Premier League, título que desde hace mucho se les resiste a los reds.

En el verano del 2009 volvía Florentino Pérez al Real Madrid, y con él sus estelares traspasos. El Madrid tenía la imperiosa necesidad de fichar a un mediocampista y el vasco era lo mejorcito que había en el mercado. Era un clamor popular su fichaje que finalmente, se consumó. Titular indiscutible en toda su estancia, fue un jugador capital tanto para Pellegrini como para Mourinho y Ancelotti. Insustituible.

Con su marcha del Madrid, también puso fin a su época en la Selección. Campeón de Europa y del Mundo con la elástica nacional, le costó convertirse en indiscutible en el once titular. Aunque ya era imprescindible para el Liverpool, el gran nivel de Marcos Senna (que por cierto, siempre ha estado muy infravalorado), le privaba de la titularidad. Finalmente, y como en todos sus equipos, volvió a convertirse en referente del equipo.

Del Madrid le sacó un tal Pep Guardiola, que parece que algo sabe de fútbol. Quería que el tolosarra dirigiera su todopoderoso Bayern, y no fracasó, a pesar de sus dos eliminaciones en semis de Champions. De momento en su etapa en Alemania lleva dos Bundesligas, una Copa y una Supercopa y parece que no se van a parar ahí sus títulos.

Futbolista ejemplar

Si hay algo que haya caracterizado a Xabi Alonso es su nobleza. En cada entrada, en cada choque, en cada balón dividido se desprendía limpieza y honor por este deporte. Siempre lo ha dado todo en el césped. Lo que le convierte en un auténtico caballero del fútbol. Como todos sabemos el fútbol es un deporte de contacto, y a veces das y muchas otras recibes. Y Xabi también recibió con honor. Sufrió en sus carnes la escalofriante entrada de De Jong en Sudáfrica, y dolorido aceptó “sus disculpas” y siguió jugando. Otros sin embargo hubieran estado haciendo la croqueta hasta llegar a Madrid. Una muestra más de su intachable elegancia y su comportamiento ejemplar.

Un tío auténtico en todas sus facetas. Pocas veces le hemos visto algún mal gesto. Sincero, que siempre va de frente. Con mucha personalidad, como demostró con su salida del Madrid. Un jugador que sabe ganar y que sabe perder, cosa que no todos saben hacer como vemos habitualmente. Elegante en la victoria y autocrítico en la derrota, sin poner excusas.

En el plano técnico todos conocemos sus peculiares envíos en largo, con ese golpeo tan característico que le hace único. Capaz de ponerte un pase de 60 metros al pie. Además de ser un gran recuperador. Es el perfecto pivote que distribuye tanto como roba, rompiendo así con la idea de que los mediocentros defensivos sólo corren y dan pases en cortito. Inteligente en el campo, sabe estar en el sitio preciso en el momento adecuado.

Por lo que es como jugador y como persona, todo el mundo quiere un jugador así, y se demuestra en el cariño que le tienen en todos los sitios en donde ha jugado.

Disfruta de tu retirada tanto como nosotros hemos disfrutado de tu fútbol.

 

 

Foto: http://www.20minutos.es/deportes/noticia/xabi-se-retira-final-de-temporada-2936889/0/