Querido Gerard Piqué,

¿Te acuerdas de aquella época en la que ganabas Champions, también ligas, presumías de ser uno de los mejores defensas del mundo y aparecías en los 11 ideales de UEFA y FIFA?

Te acordarás también del dominio absoluto, de ese estilo de posesión apabullante de balón, de los Balones de Oro de Messi, de las finales ganadas al Manchester United y a la Juve.

A veces está bien mirar atrás, sobre todo cuando los tiempos que corren no son buenos, porque como algunos dicen, para saber a dónde vamos tenemos que saber de donde venimos. Porque después de haber tocado la gloria es duro verse sin nada, ver como el rival gana 3 Champions en 4 años, como en los últimos 4 años tu querido Leo Messi solo se ha llevado un Balón de Oro y como incluso aquellos chicos de blanco pintaron la cara a tu ídolo, tu héroe, tu luz en el camino, Pep Guardiola.

Pero a veces para superar los momentos duros es bueno enfrentarse a tus miedos y pensar en ellos. Recordar lo grande que fuiste, o si fuiste tan grande como recuerdas en realidad.

Porque habéis sido más grandes que nadie, habéis marcado una época, pero ¿qué hay del Inter de Mourinho, del Chelsea de Di Mateo, del Madrid de Mourinho o Ancelotti? ¿de eso te acuerdas también? Recordarás aspersores encendidos y no poder llegar a jugar dos finales de Champions seguidas. Cómo un equipo con un entrenador interino como el Cheslsea de Di Mateo os ponía contra las cuerdas, y seguro que también te acuerdas de aquel cabezazo de Cristiano a centro de Di María que os quitó la Copa del Rey, por eso y el acierto de un árbitro en un fuera de juego de Pedro. ¿Y qué hay de la liga de los récords de Mourinho? ¿Te acuerdas también? Estoy seguro que tampoco has podido olvidar la carrera de Bale dejando tan atrás como si de un Mclaren se tratase a Marc Bartra o al gran Pep teniendo que abandonar su querido Barça celebrando, sí, celebrando y por todo lo alto una Copa de Rey en el Camp Nou.

Celebración Copa del Rey 2012 en el Camp Nou

Quizás entonces lo que deberías pensar es por qué no habéis hecho una Rua con la Copa del Rey (de tu rival, no el tuyo, eso ya lo dejaste claro). Quizás entonces te acuerdes de lo más duro, de algo que quizás te escueza, y es que en la mejor época del Barça, en la del dominio culé, en la de la posesión, el césped corto y reinventar el fútbol, tan solo fuiste capaces de perder las dos finales que jugasteis contra un Real Madrid que según lo último que has dicho, lo estaba pasando mal. Quizás cuando te acuerdes de todo esto puedas enfrentarte a todos tus miedos y superar la frustración.

Y recuerda que un club tiene que ser muy muy grande para que su gran rival haga una camiseta de una victoria de un simple partido de liga.