Stefano Pioli ha cambiado la cara al Inter de Milán, de mirar más hacia abajo de la tabla y ser un equipo que deambulan por los campos de Italia, el cambio de entrenador le ha sentado de maravilla, desde que Stefano Pioli asumió los mandos de los neroazzurri y el equipo ha subido como la espuma.
Séptima victoria consecutiva contra el Pescara este fin de semana y buena imagen del equipo que no ha parado de crecer desde entonces. Debido a la complejidad de la entidad de Appiano Gentile, pues aunque siempre tiene buenos jugadores pero nunca parece que los entrenadores den con la tecla para ser un equipo equilibrado.
Jugadores como Banega, Brozovic, Joao Mario o Icardi están rindiendo de maravilla y el equipo según palabras de Gigi Buffon es el equipo con mejor forma de Europa por encima de Madrid y Barcelona.
Con el retoque de Roberto Gagliardini llegado desde la vecina Bérgamo, el equipo va a seguir creciendo y no están echando en falta a Jovetic que salió cedido a Sevilla.
Stefano Pioli ha revolucionado al equipo, todos los jugadores se han subido al carro, las piezas han vuelto a su sitio después de la mala experiencia con De Boer, ya que según los propios jugadores, la barrera del idioma fue determinante para que el proyecto De Boer no funcionará e hiciera aguas desde el principio.
Otra vez ha vuelto la ilusión a la acera neroazzurri, incluso ya empiezan a salir nombres de cara el verano, el dinero chino parece que empezara a traer la ilusión de los aficionados, pero esperemos que esta vez no se deje en el olvido y no sea el enésimo proyecto fallido interista.