Antes de meterme en el barro y empezar a comentar mis impresiones del partido de ayer, quiero puntualizar que el problema del Real Madrid no fue empatar con un Atlético que mostró más virtudes que defectos y recordó al de temporadas atrás, el problema es que este partido se tomó como una final en el que o se perdía la liga o se aguantaba con el agua al cuello hasta la próxima jornada, no pudo ser, así que seamos claros, la liga está perdida.

La probabilidad y las matemáticas pueden decir lo contrario pero si ustedes ven al Real Madrid levantar el título al final de temporada será porque Barcelona y Valencia la han perdido y no porque el Real Madrid la haya ganado.

Más allá de comentar la penosa situación blanca, quiero averiguar el por qué hemos llegado hasta aquí. No son pocos los artículos que he escrito avisando, y son muchas las razones, mala forma, mala planificación de plantilla, etc. Pero como un buen chef se adapta a lo que tiene en su nevera, Zidane debería adaptarse a lo que tiene en su equipo, pero al francés le está saliendo un plato muy muy malo que no llega ni a comida rápida.

Ayer cuando vi el derbi tenía claro que cargaría las tintas contra Cristiano, le veía en partes del campo que no le corresponden. Con muchos metros por delante, pegado a la banda, como si quisiese esconderse, o peor, como si se pensase que tiene 5 años menos.

Cristiano pegado en la banda con muchos metros por delante.

No es ningún secreto que Cristiano con 32 años ha perdido velocidad, para muestra la carrera ayer con Juanfran, por ello no entiendo su situación en el campo ayer. En todas las jugadas partía con muchísimos metros por delante y así es imposible que llegué y más con defensas férreos y al límite del reglamento como son los colchoneros.

Cristiano fuera del área hace pared a Toni Kroos

En un principio pensé que su situación en el campo se debía una vez más a sus gustos, que el mimado del presidente y entrenador se situaba dónde el quería. Al ver el partido por segunda vez he visto que la posición de Cristiano cambia cuando sale Benzema, por lo tanto el portugués sigue el dictado de su entrenador Zinedine Zidane. Una vez el gato salió del campo, Cr7 se quedó como una referencia fija en el centro de la delantera y gozó de sus mejores ocasiones, hay que añadir que no las materializó pero por lo menos las tuvo cosa que hasta ese momento no lo hizo.

Cristiano ya con Benzema fuera más cerca del área

Cristiano Ronaldo en posición de delantero centro

El problema de este Real Madrid es que Zidane se sigue pensando que tiene ese equipo de atletas que le metió 0-4 al Bayern con contras veloces. No se puede negar que el conjunto blanco sigue teniendo grandes jugadores pero también hay que decir que ya no puede seguir jugando a eso, Cristiano ya no está para jugar pegado a la línea de cal y para recorrer 50 metros.

Zinedine Zidane debe dejar de pensar que vuelva su flor y empezar a pensar en dejar de hacer el capullo, porque aunque suene duro, que el Real Madrid en Noviembre vaya a 10 puntos del Barça quiere decir que lo está haciendo.