Al Real Madrid se le había olvidado perder, y es por eso que cuando, tras completar un partido de absoluta seguridad, el recibir un gol aislado en los minutos finales supuso para el equipo blanco un shock tal que los últimos cinco minutos de partido desembocaron en su primera derrota tras 40 partidos sin conocer ese sabor amargo (dos errores de un inseguro Keylor Navas mediante).

El Madrid de Zinedine Zidane cambió su esquema a un 3-5-2 más propio de su rival Sampaoli, y ambos precipitaron un duelo táctico y futbolístico de absoluto primer nivel, hasta el punto de poder dudar si hay algun  equipo capaz de jugar mejor que uno de estos dos (con el asterisco obvio que supone Leo Messi). El Sevilla salía muy bien gracias al lateral Mariano y sobre todo a un N’Zonzi extraordinario, que era escoltado por Iborra y completó un partido tremendo en el robo y ocupación de espacios, y siempre acertado en la distribución del balón.

Sin embargo, mientras el Sevilla corría a ocupar todos los espacios, el Madrid los tapaba por buena disposición, logrando que los sevillistas no avanzasen y provocando robos sin tener que sudar demasiado, donde destacaron especialmente un Casemiro que cada vez es mejor futbolista, siendo el otro gran nombre del partido, y un Luka Modric que a su buen hacer defensivo habitual le sumó un juego muy profundo que hizo daño a la banda derecha rival. Detrás de ellos, escoltado por Varane y Nacho, Sergio Ramos dio una lección de cómo no verse influenciado por un ambiente hostil, completando un partidazo en el cual dio salida como líbero al balón en repetidas ocasiones.

La primera media hora, al Madrid le estaba faltando que uno de sus puntas diera continuidad a las jugadas, y Karim Benzema sacó el pincel y la paleta y empezó a dibujar toques exquisitos que un desacertado Cristiano Ronaldo no supo aprovechar, por lo que el Madrid no terminaba de finalizar sus ocasiones, cosa que sí hizo el Sevilla aprovechándose del mal momento que está pasando el portero tico, y explicando así la primera derrota de los de Zizou tras 40 partidos invicto. El Sevilla es oficialmente, candidato al título liguero.