Mis queridos lectores, el día de hoy me toca escribirles a ustedes una editorial bastante sensible, que estoy seguro que con esto me ganaré su odio o su amor, sin embargo mi deber como periodista es emitirles mi juicio más allá de camisetas, colores o estados, esto es algo puro de mí y de antemano acepto cualquier derecho de réplica.

En el día de hoy me encuentro bastante afectado respecto a una disyuntiva la cual me han tenido que plantear; ¿De verdad te gusta el fútbol? ¿Entonces por que quitas mérito o ensucias la gran gesta que realizó el FC Barcelona?

Ciertamente y nunca dejaré de mencionarlo, el conjunto “culé” es uno de los mejores equipos en la historia en deportes colectivos, siempre ha contado con planteles bastante bastos, tanto en lo económico como en la generación de juego, los últimos 25 años han sufrido varias metamorfosis que lo han llevado a ser uno de los máximos exponentes del balompié en toda la historia, desde Cruyff hasta Luis Enrique, teniendo figuras descomunales en todas las posiciones y contando actualmente con dos de los mejores tres del planeta. El FC Barcelona sin lugar a dudas es uno de los gigantes históricos que quedarán grabados para toda la historia.

Pero en ese caso; ¿Por que esa constante necesidad o necedad de siempre tener que caer en “bacilos” de los nazarenos*?

Una vez más mis ojos no me dejan mentir, y así como esa tarde de 2009 en Stamford Bridge, anoche vi la remontada más impresionante en toda la historia del fútbol europeo manchada por la hipocresía, manchada por la irrealidad, manchada por la mentira, manchada por varios individuos que se han olvidado que el fútbol puede ser todo, todo menos una vil mentira, la pelota no se mancha, sin embargo para mi en el día de ayer ha quedado marcada por claros y obscenos errores de los árbitros que claramente cambiaron el rumbo de una historia.

Más allá de camisetas o aficiones, hoy me pongo la camiseta de la verdad y la justicia, ya que lamentablemente, pese a los reproches y seguras groserías que recibiré por parte de muchísima afición “culé”, además de gente que “sí sabe de fútbol”, en el día de hoy me llevo la amarga sensación de que pase lo que pase el fútbol es un deporte de 11 VS 11;que pese a todos tus esfuerzos y sacrificios siempre va a ganar el Barcelona.

En el día de hoy no me siento ni más tonto ni más listo por esta opinión, en el día de hoy me voy maravillado, pero no por una voltereta como la que el R.C. Deportivo de la Coruña le endosó al AC Milan hace ya unos ayeres; hoy me voy recordando y meditando las palabras de Didier Drogba en aquella noche de 2009. “Esto es una puta desgracia” y sí lo es Didier, por que más allá de la pobre y patética exhibición que dio el PSG en la ciudad Condal en el día de ayer, simplemente les dejo esta oda a la hipocresía; ya que si es cierto, el FC Barcelona juega hoy por hoy un fútbol que quedará marcado como el mejor de la historia, pero ¿a que precio?