El Real Madrid se va a enfrentar a una sucesión de encuentros de importancia y dificultad en altas dosis (Atlético de Madrid, Sporting Portugal, Barcelona, Dortmund…) con algunas dudas en la enfermería (Ramos, Casemiro, Pepe, Benzema) y con una baja segura para todos esos encuentros, quizá la más sensible que podía tener Zinedine Zidane en su plantilla: Toni Kroos. Y es que el alemán es el jugador más regular del Real Madrid en este año 2016, logrando siempre que los encuentros se jueguen “a lo que él quiere”, ordenando todas las piezas a su alrededor, y tapando los posibles defectos que puede tener el equipo en algunos momentos concretos. El alemán da un plus de precisión y de dirección de juego a su equipo, adaptándose a sí mismo y a los compañeros que tiene al lado cuando el esquema o el partido lo requieren. Es por eso que tan difícil es suplir su baja a pesar de pertenecer a la que es probablemente la plantilla más completa de Europa. Y las dudas en la enfermería no ayudan. Veamos, pues, las diferentes variantes que tiene Zinedine Zidane para suplir al pivote alemán:

CON CASEMIRO SANO, 4-3-3 O 4-4-2 SI BENZEMA NO LLEGA

Para el partido del Vicente Calderón, son baja segura tanto el alemán como Pepe, con la duda de Sergio Ramos, Casemiro y Benzema. Si estos 3 llegasen, la solución más obvia es mantener el 4-3-3 que tan bien le funcionó a Zidane la campaña pasada sustituyendo a Kroos en el interior izquierdo con Isco, que es el otro futbolista que más vive del balón del Madrid. Otra opción de menos posesión y más directa sería la de Mateo Kovacic. Sin embargo, Karim Benzema tiene una serie de molestias que podrían hacerle perderse el duelo del Calderón, por lo que una opción rompiendo la BBC sería el 4-4-2 con Casemiro-Modric en doble pivote y tanto Lucas Vázquez como Isco (o James, o Asensio) en los costados. Siempre quedará como otra opción que sea Álvaro Morata el que sustituya al punta francés.

SI NO LLEGA CASEMIRO, ENTRA KOVACIC

Esta opción tendría la duda de quién sería el pivote de mantener el 4-3-3. Se ha visto que Kovacic se mueve demasiado como para jugar por delante de la defensa, mientras que a Modric no se le ha visto aún ahí, aunque por su poso podría ser lo más recomendable. De nuevo en caso de no llegar tampoco Benzema, existiriía la variante del 4-4-2 con Kovacic-Modric que ataría más a Mateo y dejaría los interiores para Isco (James, Asensio) y Lucas.

LUCAS VÁZQUEZ INTERIOR

Ya esté Casemiro o no, una posibilidad remota pero no menos interesante es que Lucas Vázquez ocupe el interior derecho del 4-3-3, aportando trabajo, juego entre líneas y ruptura por dentro en una actitud similar a la de Di María en 2014. Es algo que Zidane ya llegó a probar en el Benito Villamarín por unos minutos.