Hoy en día es casi imposible no recibir una noticia de fútbol al día. La gran industria en la que se ha convertido el futbol llega a la mayor parte de las personas del planeta. Desde un barrio con una “cascarita” hasta los grandes estadios en la Champions League. El fútbol no discrimina, al contrario, une colonias, ciudades y países. Al final no importa de que color sea tu camiseta o que escudo defiendas, el amor por la pelota es el mismo.

 

juego-vcallejero

Futbol callejero, en cualquier parte del mundo.

¿Qué fenómeno en el mundo puede paralizar una ciudad entera o juntar a tanta gente a una hora frente a la televisión? Me atrevería a decir que ninguno como el fútbol. Un deporte tan sencillo a simple vista se ha convertido en una máquina de negocio a nivel mundial. Pero bien dicen que todo poder implica una gran responsabilidad y esta no es la excepción.

 

Desde el año 2000, el efecto de la globalización y las nuevas tecnologías dieron paso a una nueva etapa donde habría un mayor enfoque en los grandes fichajes, los grandes estadios, uniformes, los peinados, autos sofisticados, etc. Todo esto dando como resultado una generación de jugadores que se convertían poco a poco en una especie de “superhéroe”, un modelo a seguir, ídolos para multitudes.

 

Todos estos jugadores son el ejemplo de millones de niños en todo el mundo, todos quieren portar el 10 de Messi, festejar como CR7, tener el nuevo peinado de Neymar o las botas de Iniesta, pero ¿qué valores está transmitiendo el deporte más popular del mundo? ¿el poder del dinero? ¿actitudes antideportivas? ¿insultos entre aficiones y actos de racismo? Parecerá algo sin importancia, pero el gran efecto que tiene en las personas que lo están observando es inimaginable, gran parte de la población infantil, que serán los futuros futbolistas, crece bajo esto conceptos.

 

¿Para que se está usando tanto poder? En los últimos años algo muy interesante se ha puesto en marcha: muchas empresas patrocinadoras de equipos o involucradas en la industria (Danone, Johan Cruyff Institute) y claro, los mismos clubes (Barcelona, Madrid), han apostado por los proyectos de educación y formación desde las ligas menores.

 

14-regelbord-spaans-hr_457_305

Las 14 reglas en los campos de la Fundación Johan Cruyff, para el programa de formación de niños y niñas en distintos países.

Un niño o una niña que entrena y juega para un club recibirá la formación deportiva pero también una formación íntegra con valores como el respeto, disciplina, dedicación y trabajo en equipo; que se podrá reflejar en la cancha en todo momento y que se espera que con los años rinda frutos en las ligas profesionales. Esto con mayor énfasis en lugares con situaciones de riesgo, pobreza, drogas y violencia; que al final muchos futbolistas salen de esos barrios.

 

Proyectos como estos deberían ser ya obligatorios para todos los equipos y así poder formar buenos jugadores y excelentes personas. Está comprobado científicamente que el deporte como tal no ayuda a educar pero, si se le da el uso correcto ayuda a mejorar comportamientos y actitudes de no solamente los niños sino de entrenadores, familia y afición, siendo una fuente de educación, salud e integración. Todos deberíamos apostar por esta nueva idea e invertir en este proyecto que busca sanar el deporte que tanto queremos y que tanto nos da.

 

racism

Campaña liderada por varios deportistas en contra del racismo.

En pleno 2016 es increíble que aún seguimos presenciando actos de racismo y violencia en una actividad familiar y recreativa. Gran parte de estas situaciones se suscitan en las tribunas, pero el ejemplo empieza desde el campo. Es por eso que el fútbol siendo el deporte más popular y con más alcance en el mundo tiene una gran responsabilidad social y puede llegar a hacer una gran diferencia con tan sólo una pelota.