La Real Sociedad de Eusebio Sacristán ha tardado, pero al fin se ha encontrado a sí misma. A los buenos resultados de los últimos partidos cada vez le fue añadiendo mejor juego, hasta alcanzar hoy una victoria por dos goles a cero ante el Atlético de Madrid del Cholo Simeone que no solo pone en valor los puntos, sino el autoconvencimiento de que este equipo tiene mimbres para jugar al fútbol de manera tan primorosa como lo ha hecho esta tarde.

Y es que el equipo de San Sebastián ha rozado la perfección en el día de hoy ante el Atlético, que para muchos viene siendo el grande europeo que mejor está jugando y que hoy ha visto cómo era superado en todos los aspectos del juego. Los de Simeone salieron con su 4-4-2 habitual: Oblak; Filipe Luis, Godín, Savic, Juanfran; Gabi, koke, Saúl, Carrasco; Griezmann y Gameiro. Por su parte, la Real usó un 4-3-3: Rulli; Yuri, Mikel, navas, Carlos Martínez; Illarra, Zurutuza, Xabi Prieto; Vela, Oyarzábal y Willian José. En el Atlético de Madrid solo brilló Gameiro, mientras que en los realistas solo se cometió un error en todo el partido, y ambas cosas van relacionadas: pérdida de illarra cerca de su frontal que Gameiro recoge muy bien, picando la pelota por encima de Rulli pero el balón pega en el poste. Lo demás explica la victoria del conjunto vasco: la Real Sociedad dominó el encuentro por completo.

La salida de balón, empezando por Rulli y siendo muy bien interpretada por su defensa (magnífico Íñigo Martínez), raseaba siempre el balón, y a la jugada le daban continuidad tanto Illarramendi (ha vuelto a su mejor nivel) como un Xabi Prieto al que no le pesan los años. Mientras tanto, Zurutuza ha dado un recital en ocupación de espacios, protección de la pelota y salida fácil. La Real gestionaba tanto posesiones largas como salidas a la contra con absoluta precisión, utilizando a Oyarzábal y Carlos Vela para abrir el campo (soberbio en el desborde) y con un Willian José por dentro imperial, tanto en disputa del balón en mediocampo, como dando apoyos y llenando el área. Hacer un partido de este calibre ante uno de los mejores equipos del mundo no es sencillo, y va a resultar en un subidón para el equipo de Eusebio que veremos hacia dónde puede llegar.