La llegada de Pep Guardiola ha generado una ola de expectación que ningún otro entrenador había generado en la Premier. La mejor liga del mundo da un salto de calidad en lo que a atracción de figuras se refiere y permite que Manchester sea el epicentro futbolístico inglés.
Pero después de la expectación y numerosos actos de presentación del City para darlo a conocer de manera global, hay algunos jugadores que sabían que sus días en la ciudad de Oasis estaban contados, muchos dicen, que ya tenía su lista preparada, pero como siempre suele hacer Pep, había una serie de jugadores que no comulgaban con su idea de fútbol desde el punto de vista del entrenador español.

La lista maldita de Pep:
Joe Hart: Un emblema en la ciudad y para los aficionados. Su mala Eurocopa con Inglaterra quizás influiría un poco, pero de todos es sabido que Hart no es que fuera un prodigio con el balón en los pies. Un símbolo que paga la ambición de Pep por instaurar su modelo de juego en el Etihad. Por la puerta de atrás, Pep le enseñó la puerta de salida y sin titubear en su idea. Turín es su nuevo destino.
Mangala: Había sido comprado como el defensa del futuro, a priori, su calidad estaba fuera de toda duda cuando llegó de Porto, pero no se adaptó bien al ritmo de la Premier y hacía aguas por todos lados. Ya sufrió con Pellegrini, por lo que con el técnico español tendría difícil jugar. El último día de mercado fue enviado a Valencia.
Martín Demichelis: Su fichaje por el City fue polémico ya que fue fichado del Atlético de Madrid sin ni siquiera debutar con el equipo, ya que la oferta del City era mejor y el jugador quería irse. Pellegrini lo conocía de Málaga, pero su nivel no era el mismo, no se adaptó nunca al ritmo de la Premier, y que decir de los partidos contra el Barcelona en Champions, fue un espejismo de lo que normalmente Martín era. Lo ha empaquetado dirección Barcelona.
Samir Nasri: Con Pellegrini jugó de manera intermitente, pero no era un descarte del chileno, nunca lo fue de hecho, sino un jugador que si estaba en forma, aportaba mucho. Simplemente Samir se dejó llevar, dicen que un vídeo durante sus vacaciones y su sobrepeso al llegar a la pretemporada le sentenció para Pep Guardiola. Fue enviado a Sevilla para intentar de reconducir su carrera futbolística.
Yaya Touré: Al igual que Joe Hart es el otro símbolo del equipo al que Pep se ha cargado sin contemplaciones. Quizás su mala relación venia de atrás, pues ya cuando estaban ambos en Barcelona, Yaya tomó la decisión de abandonar Can Barça para poder jugar más, y el City le convirtió en su nuevo rey. Era el hombre sobre el que todo se basaba, líder del equipo en el campo y un cántico en el Etihad sonaba con fuerza como jugador más querido. Sigue en el equipo sí, pero a un precio alto, no está en la lista de Champions.
Wilfried Bony: Otro jugador que Pep tenía en su lista negra. Ha sido cedido al vecino Stoke que gana delantero y Pep se ahorra un dolor de cabeza. Desde que fue fichado en invierno del 2015 por petición de Pellegrini nunca se adaptó al juego y a trompicones se mantuvo. La era Pellegrini está acabada y Bony es otro símbolo de ello.

Desde la directiva le han dejado hacer, pero veremos si la famosa lista negra de Pep le termina dando la razón, ya que de todos es conocido que la presión que tiene Pep es muy alta. Eso sí, sus vecinos rojos sonreirán si Pep termina fracasando.