Había ganas de ver a esta nueva España de Luis Enrique.

Después de la destitución de antiguo seleccionador Julen Lopetegui, por andar negociando un contrato con el Real Madrid apenas 48 horas antes de arrancar el mundial.

El papel de España dejó mucho que desear en ese campeonato. Ya en los dos partidos previos se vislumbró una España sin chispa con mucho toque y poca profundidad. Pese a las buenas sensaciones que había dejado en la clasificación. Sobretodo en el partido disputado en el Wanda Metropolitano frente a Argentina.

Fernando Hierro fue nombrado seleccionador interino para el Mundial. Pero como ya había demostrado un año antes en Oviedo es mejor con el traje que con la pizarra, el bueno de Fernando.

El nombramiento

Luis Enrique fue el elegido por Rubiales para tomar las riendas de la selección. El gijones que en su día fue el encargado de reconducir la situación del Barcelona. Tras la salida de Guardiola no acababa de encontrar el camino y fue Luis Enrique el que volvió a llevar al equipo culé a un triplete es su primera temporada.

Su llegada no dejó indiferente a nadie. Es conocida su mala relación con la prensa y aprovecharon desde el primer día para pasarle factura. En esta época se llegó a llamar hispanófobo a Luis Enrique. A la relación de Lucho con la prensa hay que sumar la relación de Rubiales con el Real Madrid por el asunto Lopetegui y ese cocktail generaba dudas.

La lista

@SeFutbol

Una vez asimilado por la prensa que Luis Enrique sería el nuevo seleccionador lo siguiente fue intentar buscar polémicas con los jugadores. Se empezó a hablar de Sergio Ramos y unos supuestos problemas con el asturiano. Una vez se dio a conocer la primera lista el más buscado era Jordi Alba. El jugador catalán habitual con los anteriores seleccionadores  tuvo un papel poco relevante en la última época de Luis Enrique en el Barcelona y su no convocatoria era previsible.

Wembley

Precisamente el 8 de Septiembre, el día de Asturias, debutaba el gijones al frente del banquillo de la nacional. Inglaterra era el rival. Los ingleses tras un brillante campeonato del mundo en Rusia, cayendo a las puertas de la final en una prorroga contra Croacia, se presentaban como favoritos en el mítico estadio Londinense.

Luis Enrique cambió el sistema y se presentó con un 4141. El debate de la portería se zanjó a favor de David de Gea. La defensa tras conocerse la lista parecía clara, solo el acompañante de Ramos en el centro de la zaga estaba en duda. Nacho fue el elegido para acompañar al sevillano, con Carvajal y Marcos Alonso en los laterales.

Por delante de la defensa Sergio Busquets, escoltado por Tiago y Saúl, el gran olvidado del mundial, como interiores. La línea de ataque fue para Isco en un costado, Aspas en el otro y Rodrigo en punta.

Sorprendió principalmente la entrada de Aspas que inicialmente no entró en la lista y fue llamado por la baja de Diego Costa.

Victoria

La propuesta fue atrevida, con una alta presión en la salida de balón del equipo ingles.

El partido se complicó cuando apenas se llevaban 10 minutos con un gol del conjunto ingles. Harry Kane, bastante desaparecido en el partido, sacó a Sergio Ramos del centro de la defensa. Abrió a banda y un centro raso del lateral Shaw permitía a Rashford adelantar a los ingleses. Carvajal reculó demasiado y a Nacho le cogieron la espalda.

Esa posición de acompañante de Ramos tendrá que ser mejorada. Si bien Nacho cumple en la plantilla quizás se adapte mejor a los laterales que a este puesto de central titular. Todo apunta que la apuesta de Luis Enrique será el central Laporte, actualmente jugador del Manchester City.

Carvajal, que pudo hacer algo más en esa jugada en defensa, se redimió al poco tiempo con una gran jugada en ataque, combinando con Rodrigo para que dejara un balón atrás a Saúl para poner el empate.

Le vino bien a la selección el empate tan rápido y desde ese momento se hizo dueña del control del partido.

Un brillante Rodrigo hacía a balón parado el 1-2 que sería definitivo. Funcionó la pizarra de Luis Enrique y los ingleses probaban de su propia medicina.

España controló bien el encuentro y salvo en los minutos finales apenas sufrió. La apuesta bajo palos le salió bien al seleccionador asturiano. David de Gea empezó encajando su primer disparo, otra vez, logró varias paradas después que seguro le harán recuperar su confianza.

En definitiva, Luis Enrique consiguió el segundo triplete de la historia del Barsa, en su debut como seleccionador consiguió la segunda victoria de España en Wembley y esperemos que consiga poner la segunda estrella sobre el escudo español

 

 

Suerte Lucho, tus éxitos serán los nuestros.