Muchos al leer el título del artículo seguramente me tachen de sensacionalista, dirán que hace meses el equipo de Zidane ganó Liga y Champions y hace todavía menos le dio un repaso histórico al Fútbol Club Barcelona. Pero si nos referimos a la definición de la R.A.E. el Real Madrid está en crisis:

Crisis: Situación mala o difícil

El conjunto blanco todavía no ha conseguido ninguna victoria en el Santiago Bernabéu en Liga, pero no es eso lo preocupante, lo que de verdad debería importar a aficionados y cuerpo técnico es la falta de juego. Al Real Madrid se le han fundido los plomos, era un equipo que arrasaba el final de la temporada pasada y en los títulos de pretemporada y ahora le cuesta conseguir una victoria por la mínima contra el Alavés, último clasificado de la competición.

¿Cuál es la sensación del madridismo?

Dicen que las personas que tienen problemas de adicciones lo primero que deben hacer antes de rehabilitarse es reconocer su adicción. A la afición blanca le ocurre algo parecido, en lugar de hacer autocrítica y mirar al palco y banquillo que es donde están los verdaderos culpables de esto, miran a los árbitros y se inventan una campaña inexistente en contra el conjunto madridista. Es lamentable ver como un equipo con los jugadores y presupuesto del Real Madrid no pasa del empate contra el Levante o pierde contra el Betis y ver cómo su afición, palmeros periodistas, y directiva solo encuentran el problema en el juicio arbitral.

Creo que ha llegado el momento de decir basta, de que se pare de hacer el ridículo y se empiece a pensar qué es lo que falla en el equipo.

¿Cuál es el problema Real?

Todo eran sonrisas este verano, el Real Madrid hacía el negocio del siglo vendiendo a Morata por 80 millones, y encasquetaba a James al Bayern a un precio de risa como si de Freddy Rincón se tratase. No tardaron en aparecer los palmeros de Florentino y asegurar que el conjunto de Zidane no solo tenía la mejor plantilla del mundo, sino que tenía mejor plantilla que el año pasado.

La realidad es que ZiZu el año pasado miraba su banquillo y tenía al delantero centro de la selección española, al mejor jugador de Colombia y por si no fuera poco, a un voluntarioso y joven delantero que se llamaba Mariano. Ellos tres ya no están, ahora está un canterano que para su desgracia solo metió un gol en el Wolfsburgo el pasado año, y un centrocampista que apunta maneras, pero que juega en la misma posición que Kroos, Modric, Kovacic…

El Real Madrid tiene una plantilla plana, de mucho talento pero con pocas soluciones cuando un partido se le complica.  Esto era algo que tenía solución, invertir el dinero en un delantero. Mbappe contaba con el protagonismo de la prensa y es un jugador que apunta a estrella, Florentino hizo como que iba pero luego no, como cuando vas de farol en una partida de cartas. Todavía desconozco dónde va el dinero que gana el Madrid año tras año por la venta de fichajes, porque lleva 3 años ganando más de lo que gasta y luego a su vez es el equipo que más dinero genera, pero no hay dinero para traer lo que hace falta, pero ese no es el tema.

El tema es que Zizu, con una actitud que personalmente a mí me pone nervioso, decía que él no necesitaba delantero, que tenía una plantilla perfecta… Las victorias en las dos Supercopas no hicieron más que afianzar su posición y mientras tanto el mercado de fichajes se cerró.

Empezó entonces la temporada, sin Cristiano y con Bale y Benzema, dos jugadores que harían que James Bond fuera un tipo nervioso y alocado. Lo que pasó fue que el Real Madrid ni jugaba a nada, ni metía un gol al arcoíris. Un equipo plagado de mediaspuntas, muy creativos sí pero que no tenían a quién dar el balón y solo ocupaban el centro del campo. Para las bandas ya tenemos a los laterales dirán algunos, pero la realidad es que Marcelo parece Coentrao este año, y Carvajal es menos Carvajal que otras temporadas. Con esto y una delantera menos afinada que una canción de Leticia Sabater, ya saben ustedes cuál es el resultado, el que estamos viendo.

¿Cuál es la solución a la crisis blanca?

La solución pasa ahora porque el equipo mejore su forma, que lo hará, pero aun así no deberían sacar pecho ni Florentino ni Zidane. Ellos hicieron una nefasta planificación de la plantilla viviendo de éxitos pasados y no analizaron las necesidades actuales del equipo, y en el fútbol lo que hayas hecho ayer da igual, lo que importa es hoy, y hoy son -7.

 

Fuente de las fotografías: 20minutos.es