Francisco Alarcón, Isco para el mundo del fútbol llegó al Real Madrid en el verano de 2013, jugando actualmente su cuarta temporada de blanco. Desde su llegada al conjunto de la capital de España, el malagueño ha demostrado la enorme calidad que atesora pero también una especial relación con el público del Bernabéu y con la prensa española.

Desde sus primeros pasos con la camiseta del Real Madrid, se ganó a una afición enormemente exigente con todas sus estrellas pero rendida a los pies del malagueño desde el primer instante. Calló de pie en el estadio Santiago Bernabéu.

30500235081_9a687ee93d_k_opt-1Este beneplácito de la afición merengue también se puede extender a la prensa española en general. Isco es alabado de tal manera por la prensa de este país que en mi opinión no le hace ningún bien.

Como el propio Isco declaró esta temporada, no ha sido titular indiscutible con ninguno de los técnicos que han pasado por el Real Madrid desde su llegada y algo de culpa tendrá él mismo.

Su irregularidad a lo largo de las temporadas es lo peor del centrocampista, además de no haber sido decisivo para el equipo más que en algún partido puntual. Isco no se caracteriza ni por sus goles ni por sus asistencias siendo un jugador de carácter ofensivo, sin embargo y comparándolo con el jugador más parecido a él dentro de la plantilla que es James, no queda bien parado en mi opinión el malagueño. Si bien el colombiano tan solo ha rendido al cien por cien en su primera temporada, esta está a años luz en números a cualquiera de las del español. James es más goleador, más asistente y más vertical que Isco, pero sin embargo la magia en los controles del malagueño, los recortes en una baldosa o los amagos infinitos que realiza el de Arroyo de la miel, parecen ser para gran parte de la prensa motivo de peso para pedir su titularidad a toda costa. Cualquier detalle de Isco es portada en todos los periódicos por más que su partido hubiera sido flojo.

Evidentemente hay jugadores que por los motivos que sean caen en gracia a una afición y a la prensa de un país, pero sin desmerecer al malagueño y reconociendo la enorme calidad que posee, Isco debe ser más protagonista del fútbol del Real Madrid y sobre todo mucho más decisivo de lo que ha sido hasta ahora.