La frase “Gareth Bale se ha lesionado”, comienza a ser un tópico en el fútbol.

Cada temporada se repite la historia.

Tras 45 días lesionado, cuando apuntaba al derbi madrileño, Bale se ha vuelto a romper.

El futbolista Galés fue el fichaje más caro en la historia del fútbol en su momento. La cifra que se hizo publica fueron unos 91 millones de Euros al cambio algo menos de lo que se había pagado por Cristiano Ronaldo. Sin embargo gracias a Football Leaks supimos posteriormente que esa cifra era algo superior 99 millones. El contrato obligaba a ambas partes no dar una cifra distinta a esos 91 millones al publico. Parafraseando a Mou me pregunto inocentemente ¿Por qué?

Tras cuatro temporadas completas en el club y lo que llevamos de esta, Bale acumula 19 lesiones.

En este periodo Bale se ha perdido 75 partidos con el Real Madrid.

Después de las primeras lesiones, el diario Marca publicó que el jugador galés sufría un hernia discal y una protusión en otras dos vertebras. Al parecer dicha lesión se había visto en el reconocimiento médico oficial.

 

Pero Gareth Bale era un fichaje estratégico, que no se podía frenar. El Marketing manda.

 

 

No tardó el club blanco en salir al paso de la noticia publicada por Marca. Se sacó un comunicado oficial que desmentía esta información, reconociendo únicamente un protusión discal. El futbolista no parecía tener molestia alguna debido a esta lesión, pero quizás esté detrás de todos sus problemas.

Normalmente las dolencias musculares se suelen achacar al descanso, a la alimentación incluso a algún problema bucal.

No parece Bale un jugador poco profesional, más allá de su amor por el golf, el Galés se ha hecho la replica de un mítico hoyo en el jardín de su casa, el jugador parece un deportista que se cuida.

Históricamente el Real Madrid tuvo otros jugadores con problemas continuos de lesiones. Woodgate que no llego a debutar en su primer año en el Real Madrid y Prosineky nos vienen rápido a la cabeza.

Pero no parece Bale un jugador de hábitos similares al croata por ejemplo. Aunque su propensión a las lesiones sea parecida.

Gareth, otrora aspirante al pódium de los mejores jugadores del mundo, parece ahora alejado de ese Olimpo.

El calvario de lesiones hacen temer por la carrera del jugador. Es muy difícil que con ese historial de lesiones pueda alcanzar la regularidad necesaria para ser considerado un jugador Top mundial.

Parece claro que este verano Florentino ha dejado escapar la gran oportunidad de vender a Bale a un gran precio y pujar por Mbappé que aparece como principal candidato a futura megaestrella del futbol.

 

Veremos