El jugador inglés Frank Lampard anunció su retiro definitivo del futbol el día de ayer a través de sus redes sociales, y es que después de 21 años de una impecable y memorable trayectoria, el eterno ídolo del Chelsea y de la selección Inglesa decidió ponerle punto final a su historia en la cancha.

Con 38 años y ochocientos partidos disputados, el medio campista que debutó en los 90’s con el West Ham, se sumará a la lista de los grandes ídolos que han colgado las botas en los últimos años; pero más importante aún es que se suma a la corta lista de jugadores con clase, un líder indiscutible e incansable donde quiera que pisaba; no importa que color llegó a usar…simplemente no se le podía odiar.

Lampard con su primer equipo, el West Ham.

Lampard compartió vestidor con grandes figuras como John Terry, Gerrard y Drogba, visitó estadios por todo el mundo y levantó toda clase de trofeos; una estrella del medio campo de la época. Jugó para el West Ham, Manchester City y NYFC, que fue su último club hasta la temporada pasada. Pero el más importante de todos fue el Chelsea, el club de su vida, donde estuvo durante 13 años y pudo ganarlo todo.

Frank Lampard quedará plasmado para siempre en la historia del Chelsea como un gran líder, jugador, capitán y todo un emblema del club; un jugador que recuperaba balones en el medio campo, participaba en las tareas defensivas y poseedor de un potente disparo a media distancia.

Y es que a pesar de haber jugado para otros equipos, su carrera no puede entenderse sin esa camiseta color azul. Stamford Bridge y los blues siempre lo recordarán con orgullo y una sonrisa imborrable. Por ahora el siguiente capítulo en su vida consiste en prepararse para ser entrenador, ya que iniciará sus estudios enseguida con la FA.

¡Gracias por tanto Frankie!