La historia de amor entre Fernando Torres y su Atlético de Madrid cada vez se parece más a la famosa película protagonizada por Michelle Pfeifer, Lady Halcón.

Los inicios de Torres

Un joven delantero, que ya había debutado el año anterior, comenzaba a ganarse un sitio en el primer equipo del Atlético de Madrid en el año 2001, Torres.

En aquel momento, el equipo colchonero trataba, de la mano del gran Luis Aragonés, de retornar a la primera división. El sabio de Hortaleza le dió al joven Fernando un papel protagonista consiguiendo salir del infierno.

La historia de amor entre Torres y el Atleti, comenzaba a escribirse. Todo era idílico.

“El Niño” crecía como jugador a mayor ritmo que el Atlético recuperaba su estatus en España.

Los resultados no eran los esperados. Tras seis años en el primer equipo, en el verano de 2007 como en Lady Halcón llegó el hechizo. En la película durante el día Michelle Pfeifer era un Halcón y por la noche una bella mujer, al contrario que su amado que era un gran caballero durante el día y un lobo por la noche. Nunca podían coincidir juntos. En nuestro caso a Fernando y al Atletico se les ofrecian exitosas carreras por separado, pero nunca podrían volver a ganar juntos.

El erasmus de “El Niño”

Desde el momento de la separación los dos amantes tenían grandes éxitos. Fernando por su lado conseguía ganar una FA Cup con el Chelsea, por extraño que parezca único titulo “domestico”. A nivel internacional le ha ido mejor, ganó un Mundial, dos Eurocopas, una Champions League y una Europa League. El niño se hizo mayor. 

En ese periodo su querido Atlético también creció mucho. Recuperó su status de tercer equipo de España. Alcanzó varios títulos primero de la mano de Quique y finalmente con el hombre que cambió el rumbo del Atlético, el cholo Simeone.

Una liga, una copa, tres supercopas (europeas y española), dos Europa League han acabado en las vitrinas Atléticas. El Atlético incluso estuvo cerca de alcanzar la mayor gloria a nivel de clubes en el 2014. Pero el sueño de la Champions se esfumó en el descuento.

La vuelta del hijo pródigo

El club, cegado por la magia del cholo, decidió enfrentarse al hechizo y recuperó a Fernando para conseguir esa ansiada Champions. La afición encantada le recibió en masa.

Pero por ahora, ni si quiera el cholo ha conseguido romper ese hechizo. Una vez juntos de nuevo desde enero de 2015, los títulos han desaparecido en ambos lados. Ni Fernando ni el Atleti han conseguido ganar juntos. Estuvieron cerca de la Champions de nuevo pero el maleficio continua.

Esta temporada se ha buscado un nuevo ingrediente para acabar con el hechizo. Un nuevo templo rojiblanco alberga los partidos de las huestes del cholo. Si Fernando, Cholo y el nuevo estadio Metropolitano no son capaces de acabar con la maldición ya nunca veremos al Niño alzar una copa con su amado Club.