El último tren de Nicklas Bendtner pasa por Nottingham. Hay jugadores que no llenan periódicos por sus goles, ni por sus jugadas, sino más bien todo lo contrario por sus excentricidades fuera de los campos de fútbol, por sus locuras, por sus coches o por su forma de vestir. Pero estos jugadores a parte de ser virtuosos en el verde, también lo son porque tiene estrella, y firman grandes contratos con equipos de primera fila europeos. A los casos de Mario Balotelli, famoso en Italia por sus excentricidades en el campo, también lo son por sus aventuras fuera.

Otro de los casos digno de estudio es el danés Nicklas Bendtner, estrella en su país, por su prematuro fichaje por el Arsenal de Wenger, sus buenas actuaciones en la liga danesa despertaron el interés del entrenador francés, una nueva estrella en ciernes fichaba por los gunners, ahora solo faltaba que empezara a crecer para hacerse la estrella que todos esperaban.
Birmingham City fue su primer destino bajo la lupa de Wenger, y todo parecía indicar que una vez más Wenger había acertado, 11 goles y ascenso a la todopoderosa Premier, era el mejor bagaje para volver al Arsenal, se había ganado un puesto en el club.
Sus siguientes dos temporadas fueron muy buenas, 11 goles y en la siguiente 15 goles, fue su mejor temporada con los gunners, pero era más importante por lo que hacía fuera del campo que en el campo, empezó el mito Bendtner.
Pero al llegar de ese verano algo pasó en Nicklas, se dejó toda su calidad por algún lugar entre Dinamarca y Londres, ya nunca fue el mismo, y el Arsenal empezó a colocarlo con el cartel de transferibles. Wenger lo cedió al Sunderland en busca de aquel Nicklas de Birmingham, pero ya nada fue igual y fue un naufragio total.
Se fue al Calcio, a experimentar un nuevo fútbol y cómo anteriormente casi no contó en la Juventus, aún así ganó un Scudetto. Al año siguiente, otra nueva aventura y país, Alemania y el Wolfsburgo donde parecía despuntar con algunas buenas actuaciones, pero a final del año, el equipo alemán lo devolvió a su legítimo dueño.
La última aventura ha llegado para el danés, un equipo con historia en segunda división, el Nottinghan Forest ha apostado por Bendtner y parece un lugar perfecto para el danés, no tiene la presión que antes y el entrenador Phillipe Montanier ha confiado en el talento del danés para tratar de volver a Premier al equipo que rozó la gloria con dos Copas de Europa.