En el fútbol español se cuida mucho la circulación del balón, pero es cierto que cada vez más los equipos grandes de nuestra liga intentan cuidar otros aspectos como la solidez (Atlético, Real Madrid) o la salida en velocidad (Real Sociedad, Barcelona) y la presión alta (Sevilla, Celta). El otro equipo que se encuentra en la pomada, el Villarreal, opta por la solidez y la salida en transiciones rápidas como plan inicial. Y le está funcionando muy bien.

Para poder optar por el ataque en transición, tienes que tener un bloque fuerte cuando el rival tiene la pelota. Y lo cierto es que la pareja Mussachio-Víctor Ruiz, respaldada por Jonathan Dos Santos (cada vez con más jerarquía en el robo y la salida de balón, siempre bien colocado y escondiendo la pelota) y el siempre rocoso Bruno Soriano, hace del submarino amarillo lo que refleja la tabla: el equipo menos goleado de LaLiga. Importantes para Fran Escribá son los laterales en el ida y vuelta, con Mario Gaspar y Jaume Costa ejerciendo de carrileros.

Una vez recuperada la pelota, entre los laterales y Jonathan Dos Santos intentan sacar la pelota, que en muchas ocasiones hacen llegar a los de arriba mediante la conducción, o directamente combinando con Manu Trigueros, que se está destapando como un jugador con una capacidad a la hora de llegar desde segunda línea o lanzar contras en desplazamientos largos de mucho nivel, algo muy valorable para un equipo que tiene a Roberto Soriano, Alexandre Pato y Sansone arriba, con posibles relevos como Samu Castillejo o Bakambú, todos ellos letales atacando al espacio.

Tanto Roberto Soriano como Sansone tienen en común que no son delanteros, pero que tienen una conducción tan precisa como veloz que hace que lleguen al área sin que la fatiga nuble su vista, y por tanto, puedan definir con calidad. Pero la joya del ataque amarillo es Alexandre Pato. Un jugador con tanto potencial como cualquiera, que gracias a su no consagración están disfrutando en Villarreal a base de conducciones “a lo Kaká”, buenas decisiones en los últimos metros y gestos técnicos del más alto nivel.