Marco Asensio Willemsen fue fichado por el Real Madrid hace ya año y medio. Después de acabar la temporada con el Mallorca, se incorporó al Espanyol en calidad de cedido para poder disputar minutos suficientes en Primera División. Y parece que le vinieron muy bien, pero la sensación tras la pretemporada y el partido de Supercopa de Europa es que este chico, cuanto mejor rodeado esté, mejor jugará.

Asensio es un jugador cuyo techo aún se sabe dónde queda, ni en el Real Madrid ni en la selección española. Con Zidane va a ser un jugador que competirá por 4 puestos: los dos interiores y los dos extremos. Eso pensando en que la mayor parte del tiempo el Madrid jugará con su 4-3-3 habitual, pues en determinados momentos en que use el 4-1-4-1 o 4-2-3-1 Marco puede ocupar el carril central como mediapunta o en un 4-4-2 puede incluso ser el segundo punta. En cuanto a los espacios que ocupa y sus movimientos, quizá el jugador al que más se parece es a David Silva.

Su posición ideal es indiscutiblemente la banda derecha. Desde ahí, siempre opta por conducir hacia dentro para o bien buscar el disparo o filtrar un pase, cosas en las que más destaca el jugador. Por banda izquierda su mayor peligro es el desborde exterior con centro y sobre todo pase atrás con buen criterio, buscando asociarse. En cuanto a los interiores, rol que con Zidane se antojará circunstancial (el francés elige jugadores más puros en esa demarcación), Marco es capaz de meter buenos balones largos o de avanzar a base de paredes y conducciones.

Si bien le comparábamos con David Silva anteriormente, hay que decir que es un jugador de 1’80 que tiene un tren inferior bastante potente, que le permite salir conduciendo de forma más directa y aguantar más los envites rivales. En lo que debe de tratar de evitar posibles comparaciones con el futbolista canario es en irregularidad (de momento no se le aprecia) y falta de cifras. Es ahí donde quizá a día de hoy debe mejorar el mallorquín. Si va a ocupar las bandas del 4-3-3 blanco, debe sumar a sus ya buenas cifras de asistencias un poco más de gol. No ha empezado mal, pues al poco de debutar en partido oficial anotó un golazo que suponía el 1-0 en la Supercopa de Europa. Eso sí, con los miembros de la BBC, dejar buenos números en asistencias y goles no será difícil para él.

Está ante su gran oportunidad, lo cierto es que parece preparado para sumar como uno más desde ya. Tiene la confianza de Zidane y del club. Parece jugador dispuesto a lograr todas sus metas, como ya ha logrado la de convertir en realidad lo que dijo su fallecida madre a Florentino Pérez cuando era tan solo un crío y se encontraron al presidente del Madrid en Mallorca: “un día mi hijo jugará en el Madrid“.