Comunio es un juego de origen alemán, que nació en el año 2000. Poco a poco fue ganando incondicionales. Superando el millón de usuarios activos, el popular juego copaba todas las tertulias de amigos, compañeros de trabajo, jugadores de equipos de futbol, profesionales y amateurs. Todos jugábamos al Comunio

Quien más quien menos manejaba tres o cuatro comunios. Unos por dinero, otros por una cena, otros “simplemente” por la honra.

Comunio era una excusa perfecta para que cualquier colectivo de amigos se mantuviera en contacto.

Todas las mañanas el juego formaba parte de la rutina:

Nuevos jugadores que han salido, bajadas de precio, pujas rechazadas…

El juego fue evolucionando con las nuevas tecnologías, ya no es simplemente la web.

Los grupos de whatsupp suelen acompañar a cada liga creada. Cientos de mensajes, risas por las lesiones de los jugadores de un contrario, por las expulsiones, mucho cachondeo que al final es la base de este juego de comunidad.

Negociaciones, cesiones, traspasos se fue creando un mundo en torno a Comunio.

Apareció la web www.comuniazo.com que aglutinaba información de las ligas, de los jugadores, de la evolución de precios en el mercado, recogía las puntuaciones durante las jornadas. No tengo datos de visitas pero ha tenido que ser espectacular.

Hace un par de años seguramente por la saturación de usuarios, el juego experimento varios días de caída. Una imposibilidad de conexión desesperante que acababa con el paso por caja para utilizar un usuario premium.

Tal vez era estrategia de la compañía, tal vez no el caso es que en esos momentos lo usuarios comenzaban a probar otras alternativas.

Futmondo, Comuniame (actual Biwenger), Netliga fueron las opciones principales.

En ocasiones plataformas mucho más curradas que Comunio pero al final la gente volvía.

Comunio tenía algo especial, que gusta tanto o más que el fútbol en este país.

La polémica.

Las puntuaciones del juego se basaban en el criterio subjetivo de los cronistas del diario AS.

Los había muy generosos, muy ratas, los que tenían sus jugadores favoritos y a los que tenían cruzados. El juego más allá del futbol tenía como factor fundamental el criterio de estas personas.

Estos cronistas han sido literalmente acosados por las redes sociales. Pero la salsa del juego sin saberlo estaba ahí.

Esta temporada Comunio ha cambiado el sistema de la puntuación. El sistema era muy criticado por los usuarios, pero ha sido peor el remedio que la enfermedad.

Los más incondicionales del sistema han cambiado de plataforma, Biwenger anunció un acuerdo con el diario AS para tener las puntuaciones casi al terminar los partidos. Mientras que Comunio migraba a un sistema de estadísticas que la gente no termina de entender.

Como el acuerdo se anunció casi al principio de temporada hubo gente que ya tenia la liga montada y está jugando este año. Pero poco a poco se pierde la ilusión por el juego.

El gigante se ha autodestruido, sin tener las cifras sólo con las sensaciones propias y las recogidas por distintos usuarios este año bajará mucho. Y la próxima temporada será definitiva para Comunio.

Desconozco las razones que han llevado a este cambio pero creo que han matado la gallina de los juegos de oro.