Año nuevo, vida nueva debieron pensar en la orilla red del Mersey, sus buenos partidos en la Navidad con la victoria contra el Manchester City hacía presagiar que el año comenzaría de manera pletórica para los pupilos de Jurgen Klopp, pero alguna uva les tuvo que sentar mal a los jugadores del pool ya que desde el inicio del año, todo ha ido al revés.
Eliminaciones en la FA Cup y en la copa inglesa, contra equipos tan dispares como el Wolverhampton o el Southampton han traído las dudas a The Kop, quizás le salvan a Klopp que en ambos partidos no fueron los jugadores titulares, sino que se alternaron suplente y titulares, quizás el jugar poco entre ellos les pasó factura y el equipo cayó eliminado en competiciones que a priori, estaban muy de cara para el equipo, pero el Southampton les privó de la final, y el Wolverhampton de pasar de ronda.

Klopp, sin embargo, desvía la atención restando importancia a ambas, pero hay que decir que la Premier parece muy lejana con un Chelsea muy fuerte y un Tottenham que aunque parece un poco lejos, también dará guerra hasta el final.
Lo que está claro, es que Klopp tiene que volver a reinventarse para tratar de terminar de explotar a su equipo de cara a la segunda parte de la temporada.