La Selección Inglesa y su estilo de juego

La Selección Inglesa ha conseguido clasificarse para el Mundial de Brasil sin apenas dificultad. Invictos, el combinado de Roy Hodgson se clasifica automáticamente sin tener que jugar una repesca. A pesar de tener dos rivales fáciles en su grupo (Moldavia y San Marino), se ha encontrado con una selección de Ucrania a la que no ha podido vencer en ninguno de sus dos encuentros. Y aquí es donde empezamos a ver las debilidades de esta selección: la dificultad de crear un juego fluido, vistoso y peligroso ante rivales más complicados. Inglaterra gana pero no convence, y tendrá muchas dificultades para tener un papel importante en el próximo Campeonato del Mundo de selecciones.

Wayne_Rooney_Euro_2012_vs_Italy

Roy Hodgson ha utilizado dos formaciones a lo largo de la fase de grupos de la clasificación. El equipo cambia completamente cuando usa una formación 4-3-3 o una 4-2-3-1. Con la primera, los centrales apuestan por los balones largos, el equipo juega únicamente al contraataque y son más verticales. En cambio, la segunda ofrece más alternativas, más recursos, y siempre con mejores resultados.

Eso se basa principalmente en que desaparece el trivote formado por Gerrard-Lampard-Wilshere, para dar lugar a un media punta: Rooney, siendo Wilshere el sacrificado.

Atacando, al equipo le cuesta muchísimo sacar el balón jugado desde la defensa. Los laterales suelen estar bastante adelantados, y tiene que ser el pivote defensivo (ya sea Gerrard, Lampard o Carrick) el que baje a subir el balón.

El pivote baja a recibir para empezar la jugada. Los laterales abiertos y adelantados

El pivote baja a recibir para empezar la jugada. Los laterales abiertos y adelantados

Aquí, en la salida y creación del juego, es clave el papel de Townsend en la derecha y Baines en la izquierda. Townsend utiliza su velocidad y desborde para encarar, hacer paredes; superando la primera línea defensiva. Cuando esto sucede, el juego toma velocidad y es fácil ver jugadas finalizadas. Ya que el jugador de los Spurs sube muchísimo, el lateral debe desdoblar menos, cogiendo posiciones más defensivas. Walker debe paliar, pues, sus ansias y sus características ofensivas, y eso acaba siendo un problema ya que tiene bastantes carencias defensivas.
El otro lado, con Baines y Welbeck, es otro mundo. Welbeck suele tirar hacia el centro y asociarse, de forma libre, con Rooney y Sturridge. Así pues, la banda izquierda queda a los pies de Baines.

Banda derecha para Townsend, Welbeck libre por el centro, banda izquierda para Baines

Banda derecha para Townsend, Welbeck libre por el centro, banda izquierda para Baines

Defendiendo, el equipo lo hace en bloque. Esperan en su campo con un 4-4-2, con los extremos ayudando muchísimo a los laterales, y el doble pivote coge mucha más relevancia. Aquí Carrick es clave, pero la pareja Lampard-Gerrard otorga la fuerza y experiencia necesarias. Los centrales, fijos, sin apenas movimiento, esperan siempre en su zona, debido a que no disponen de velocidad y evitando cualquier balón a sus espaldas.

Un 4-4-2 claro a la hora de defender

Un 4-4-2 claro a la hora de defender

Apoyo constante de los extremos, abarcando mucho espacio e incluso jugando de falsos laterales

Apoyo constante de los extremos, abarcando mucho espacio e incluso jugando de falsos laterales

Una faceta importante también son las jugadas a balón parado. Con jugadores fuertes y altos (especialmente Cahill), los córners y las faltas son un peligro para la portería rival. Con Baines o Gerrard, incluso Lampard y Rooney, tienen especialistas de sobras para este tipo de jugadas. El único problema es que los centrales suben y pocos jugadores defensivos esperan un posible contraataque, por lo que el repliegue defensivo es lento e incluso deficiente, así que muchas de las oportunidades que reciben en contra son tras jugadas a balón parado.

La figura del equipo es, sin duda alguna, Wayne Rooney. Detrás del punta, y como eje central del equipo, su peso en los partidos es enorme. Abarca muchísimos espacios, se mueve libremente, baja a recibir para crear y llega desde segunda línea. Jugando como enganche vemos al mejor Rooney.

Esencial el papel de Rooney. Libertad de movimientos y apoyos a la creación del juego

Esencial el papel de Rooney. Libertad de movimientos y apoyos a la creación del juego

La clave del equipo son los extremos: por un lado Townsend, y por el otro un Baines, que juega más de carrilero que de lateral (ya que Welbeck libera esa banda). El primero está demostrando, tras muchas cesiones, que tiene un sitio tanto en el Tottenham como en la selección. Es muy rápido, tiene desparpajo, llega a la línea de cal para centrar y tiene gol. En cuanto a Baines, abarca todo el lado izquierdo, y sus centros son de sobra ya conocidos.

Para que Ia selección inglesa desempeñe un papel importante el verano que viene en Brasil, tendrá que acogerse a la velocidad y calidad de las líneas ofensivas y evitar los contraataques.